CAMBIANDO EL PENSAMIENTO


Por
Mario Góngora Hernández

Gran parte de nuestro proceso mental se ocupa en encontrar excusas para seguir pensando como pensamos. La verdadera inteligencia consiste en ser capaces de cambiar nuestro modo de pensar y solo así lograr los cambios que pretendemos.

Aunque todo apunta a seguir pensando en lo malo, no nos preocupemos demasiado por las terribles circunstancias sociales por las que estamos atravesando, ni las veamos con ojos pesimistas. La situación requiere de optimismo y la buena voluntad de todos. El mundo ha caminado lentamente por miles y miles de años y seguirá caminando, y aunque todo se ve negro, vamos mejorando y no, como dice Meade, por “lo que le debemos al gobierno”

De la confusión, el conflicto y el caos en el que nos encontramos, surgirá un nuevo estado de las cosas dependiendo de si hemos elegido pensar diferente, y tenemos que estar listos para adaptarnos a las nuevas circunstancias. Y aquí es donde tenemos que estar conscientes que está por demás pedir un sistema social mejor, sin que antes se mejore la gente que lo forma. Ningún gobierno pude ser mejor que las personas que lo han formado.

Suena imposible, quizá, pero para mejorar nuestras condiciones tenemos que empezar por mejorarnos a nosotros mismos. Para empezar, las cosas que más nos cuestan son las que menos necesitamos y podemos, por lo tanto, prescindir de algunas de ellas.

Habrá quien lo niegue, pero podemos conservar nuestra salud por medio del ejercicio corporal, por llevar una vida metódica; por ver el lado filosófico de la vida y cultivar una vida espiritual, intentando también ser joviales.

Tras de todo esto, tendrá que venir el progreso. Es imposible que no llegue gradualmente si decidimos cambiar nuestros pensamientos. Evitemos ser destruidos, considerando que no podemos cambiar el mundo enteramente a nuestro gusto, pero sí podemos hacer lo mejor posible en el mundo tal y cual lo tenemos ahora….pero tenemos que hacerlo todos.

Recordemos que solo tendremos algún mérito si tenemos la capacidad de abrirnos paso con lo que somos, no con lo que tenemos.

Podemos comentar algunas cosas, aunque hay más, que podemos hacer para cambiar nuestros pensamientos y mejorar nuestra vida: Cuidemos nuestra mente. Frecuentemos personas y cosas que nos hagan sentir bien, que nos aporten crecimiento y positivismo. Ejercitemos la meditación para serenarnos y calmarnos. Tenemos que volver a ser dueños de nuestra mente, de nuestros pensamientos. Así mismo cuidemos lo que decimos. Como hablamos es un reflejo de nuestros pensamientos más profundos.