UNA POBLACIÓN ADOCTRINADA Y DÓCIL

UNA POBLACIÓN ADOCTRINADA Y DÓCIL

Por

Mario Góngora H.

El mal no está en que una minoría sea la que votó. Esos pocos votos, porque fueron pocos en relación al total de la población, a la hora de decidir quien ganará, son tan efectivos como los de la población entera. Lo único que faltó fue elegir bien.

Tal como la política se ve desde afuera y desde adentro también, para ganar, no se necesita más que conocer las trampas y los fraudes de siempre. Pero lo peor es que cuando uno escucha a la población hablar sobre sus derechos, uno puede pensar que harían cualquier cosa, terrible, inclusive, si alguien tratara de restringírselos. Pero luego, en la vida real, en la práctica, encontramos a esas personas dóciles, aceptando cualquier cosa o persona,  incluso adulando a detestables políticos con una esperanza de ser reconocidos también dentro de los elegidos, para que les haga una supuesta justicia la “revolución bolivariana mexicana”

Nadie tiene derechos cuando no los mantiene en vigor. El conformismo y la docilidad que nos muestran los llamados chairos, acaban con el criterio individual, con la hombría, con la valentía, con el valor.

Todos nacimos libres como las aves, pero para poder convivir, hemos dejado que nos metan en una jaula llenas de leyes, reglas, y promesas, para que sean aplicadas solamente a los opositores, a los críticos del mal gobierno que vivimos. Y lo peor, los que no tienen la voluntad y los valores para corregirse a sí mismos, son los que piden que no se apliquen las leyes a los demás. “Si necesitan agarren”, o “no perseguiré a los narcos”. Si no se le entrega el alma al ahora partido oficial, estamos en problemas. Hay que adular, hay que hacer méritos y hay que gozarnos en destruir a los que algo tienen  en base a su trabajo.

Las leyes fácilmente pueden destruir la riqueza poniendo toda la carga de impuestos y sanciones a los que se han dedicado a cumplir con las leyes. Los que no, tienen todo el derecho de seguir viviendo a costa de los que sí pagan. Y por mucho que le han quitado ya a los que se han preocupado de estar dentro de ley, no vemos por ningún lado que las necesidades humanas hayan sido satisfechas.

 

Y lo peor, nosotros le hemos comprado, como dóciles corderos, el boleto al gobierno de López para que en lugar de luchar contra el hambre creando empleos, solucionando problemas de drenaje, creando obras de abastecimiento de agua, etc.,  gaste en inimaginables e inútiles obras como las dedicadas al beis bol, un aeropuerto no funcional, y tren que no tendrá un  retorno razonable a la inversión con los respectivos daños al medio ambiente;  o una refinería ya obsoleta. Y hasta dádivas multimillonarias en dólares a países de Centro América. Desperdicio manifiesto. Y en lugar de generar más empleos como prometió, está despidiendo cientos de empleados. No olvidemos que las tiranías solo son el resultado de ser dóciles, de conceder a alguien una autoridad ilimitada. Y así estamos en el país. Lo que cada pueblo vale, se ve por el calibre de sus líderes, de sus gobernantes.

 

Necesitamos un gobierno dirigido por alguien que sepa guiar, y no únicamente dominar a su ignorante antojo a la ciudadanía.